El mercado de valores: otra opción de ahorro y financiamiento

Cuando los sistemas financieros crecen y se diversifican, las empresas tienen otra opción para financiarse: el Mercado de Valores.  Aquí, a diferencia de la banca tradicional, sus prestamistas son directamente los ahorrantes, los que deciden a cuál empresa prestarle y si las condiciones que esta empresa ofrece les conviene.  En este caso, el ahorrante, analizando la información disponible y mediante su intermediario, decide cuánto quiere prestarle a una empresa particular o a un grupo de empresas.  Es decir, que el ahorrante decide cómo va a diversificar sus recursos y también su nivel de riesgo. 

Pero este proceso es tan riguroso como el proceso que lleva a cabo un banco. Imaginemos el caso hipotético de una empresa que quiere iniciar un gran proyecto y la inversión inicial es de RD$400 millones.  La empresa cuenta con RD$100 millones, y decide endeudarse por la cantidad restante en el mercado de valores. Dicha empresa debe ?estructurar? una emisión de deuda.  Es decir, debe generar un producto que establece lo que ofrece a los posibles inversionistas a cambio de su dinero: tasas de interés, monto que puede invertir, moneda, plazo, etc. 

Podríamos detallar el proceso de la siguiente manera:

1.       Antes de que la empresa realice la emisión de bonos que necesita, una agencia calificadora de riesgo analiza en detalle las finanzas de la empresa y del proyecto en particular, asignando ?calificaciones? de riesgo, tanto para la empresa como para el proyecto por separado.  Esta calificación es un reflejo del nivel de riesgo de la empresa y del proyecto, y por lo cual afecta la tasa a la cual se puede endeudar, o lo que es igual, el retorno nominal que debe dar a sus inversionistas.  Mientras mayor riesgo, mayor es la tasa de retorno sobre la inversión. 

 

2.       A partir de la calificación obtenida, la empresa se prepara para elaborar el producto final, que depende en gran parte de las características del proyecto y de la calificación por riesgo. Es decir, se estructura un producto financiero que por una inversión inicial promete unos pagos a futuro por un tiempo determinado, hasta completar la devolución total del capital más un rendimiento. Este instrumento establece varias cosas: monto total que se necesita, montos mínimos que se puede invertir en la misma, monto de los pagos recurrentes en el tiempo, periodicidad de pagos, moneda, plazo máximo de la inversión, entre otras variables particulares de emisión. 

 

3.       Se genera entonces un documento que se conoce como memorándum de oferta que contiene los detalles financieros y del proyecto, así como las características del producto.

  

 

Este informe ha sido preparado por Analytica como un recurso para AFI Popular. Las opiniones contenidas aquí constituyen nuestra opinión a la fecha de este material y están sujetas a cambios sin previo aviso. La información ha sido obtenida por fuentes que se consideran fiables, pero Analytica Empresarial no garantizan su exactitud. Ni Analytica ni sus filiales acepta responsabilidad alguna por cualquier pérdida derivada de cualquier uso de este informe o de su contenido.