La inflación y el tipo de cambio

A la hora de invertir capital a través del mercado de valores es necesario que tomes en cuenta diferentes aspectos del ambiente económico, en términos generales. Independientemente de las condiciones bajo las que estés invirtiendo los comportamientos de distintas variables económicas tienen un gran impacto en tu portafolio de inversiones. Algunas de las variables macroeconómicas de relevancia en una economía son la inflación y el tipo de cambio. Ambos indicadores de precios permiten evaluar el poder adquisitivo del peso dominicano facilitando el cálculo del valor real de las inversiones, los depósitos y los ingresos, con el objetivo de tomar las decisiones más convenientes en relación al capital que decides invertir.

La inflación es la tasa de incremento de los precios de los bienes y servicios a lo largo del tiempo. Mientras mayor es mayor ha sido el aumento en el nivel general de precios y al suceder esto  se reduce tu poder adquisitivo (y por tanto el valor real de tus inversiones), ya que con la misma cantidad de dinero puedes adquirir menos bienes.

Por otro lado, el tipo de cambio hace referencia al precio relativo entre dos monedas: es decir, cuántas unidades se necesitan de una moneda para adquirir una unidad de otra. Si el tipo de cambio de la moneda local con respecto a otra aumenta, esto causa que la moneda se deprecie, es decir, que pierda su valor frente a la otra. Esto se debe a que, para adquirir una unidad de una moneda extranjera, necesitas disponer de más unidades de moneda local, lo que indica que la extranjera “se encareció”, o recíprocamente, que la local “se abarató”. En el caso contrario, la moneda local se aprecia.

Ahora, ¿cuál es la relación entre estos dos indicadores? Existe una correspondencia inversa entre ambos. Esto quiere decir que un aumento en la inflación terminaría depreciando la moneda, ya que un aumento en los precios locales debe llevar a un aumento en el tipo de cambio para mantener los precios reales relativamente alineados con los globales. Por el otro lado, una depreciación de la moneda por factores externos puede causar inflación.

Si la moneda local pierde valor frente a otra los precios de los bienes que compramos del exterior aumentan (ya sean bienes trabajados o materia prima para trabajarla localmente). Dicho aumento impacta los costos de producción de una empresa, lo que al final se traduce en un aumento en los precios que se producen y se ofertan en el mercado local.

Todo esto puede parecerte muy ajeno a tus inversiones. Entonces, es correcto que te preguntes si, efectivamente, un aumento o disminución de estas dos variables tiene alguna incidencia en el estado de tus inversiones. La respuesta es, ¡sí! En un primer escenario, en el que ocurra un aumento inflacionario elevado el valor real en pesos de tu inversión (efectivamente su poder de compra) disminuye, ya que el precio de todos los bienes y servicios en la economía ha aumentado. En un segundo escenario, en que el tipo de cambio RD$/US$ aumenta considerablemente, el valor en dólares de tu inversión en moneda local disminuiría.

Ahora, ¿qué debes tener en cuenta como inversionista para que la tasa de inflación en el país no afecte tus inversiones? Que el retorno sobre la inversión sea mayor a la tasa de inflación, lo que implica que el retorno real de tus inversiones, que es el que terminas percibiendo, será positivo.

 

Este informe ha sido preparado por Analytica como un recurso para AFI Popular. Las opiniones contenidas aquí constituyen nuestra opinión a la fecha de este material y están sujetas a cambios sin previo aviso. La información ha sido obtenida por fuentes que se consideran fiables, pero Analytica Empresarial no garantizan su exactitud. Ni Analytica ni sus filiales acepta responsabilidad alguna por cualquier pérdida derivada de cualquier uso de este informe o de su contenido.